¿Qué muestra una analítica de la tiroides completa?

analitica tiroides completa

Tabla de contenidos

La glándula tiroides, situada en el cuello y con la característica forma de una mariposa, tiene una de las funciones más importantes en el organismo, sin desmerecer al resto de componentes. Su misión es controlar ni más ni menos que el metabolismo general gracias a la producción de hormonas tiroideas, sobre todo la tiroxina y la triyodotironina. El hecho de tener una función tan indispensable en el cuerpo hace que, si existe algún problema o irregularidad en su producción, las consecuencias puedan ser muy graves. De ahí que, si existe alguna sospecha, se realice una analítica de la tiroides completa o de perfil tiroideo. Estas pruebas pueden ayudarnos a detectar algún problema a tiempo y ponerle solución. Veamos en qué consiste el análisis y cómo se interpretan los resultados.

 

¿En qué consiste una analítica de la tiroides completa?

Como hemos explicado brevemente, el perfil tiroideo consiste en una serie de pruebas que miden el funcionamiento de la glándula tiroides para detectar posibles enfermedades tiroideas. Estas hormonas se encargan de indicar a las células de todo nuestro cuerpo la velocidad a la que tienen que utilizar su energía y cómo sintetizar proteínas. Una de las hormonas que componen este conjunto es la calcitonina, encargada de regular los niveles de calcio en sangre inhibiendo la reabsorción ósea y aumentando la expulsión de calcio a través de los riñones.

Sin embargo, las hormonas tiroideas que más se producen son la tiroxina (T4) y la triyodotironina (T3). Para controlar a su vez la cantidad de estas en sangre, nuestro cuerpo cuenta con un sistema de retroalimentación formado por la TSH, sintetizada por la hipófisis, junto con la hormona que la regula (TRH), producida en el hipotálamo. 

En un organismo sano y con un funcionamiento normal, este sistema de retroalimentación funciona a la perfección y mantiene ‘a raya’ las concentraciones de hormonas tiroideas en sangre. La analítica de la tiroides completa suele incluir las pruebas de:

  • TSH (tirotropina).
  • T4 libre (tiroxina).
  • T3 libre (triyodotironina).
  • T4 total (tiroxina).
  • T3 total (triyodotironina).

 

La mayor parte de la triyodotironina y la tiroxina que hay en la sangre se mueve unida a ciertas proteínas. Las que no lo hacen, llamadas ‘libres’, son las hormonas biológicamente activas. Es necesario medir los 2 tipos por separados y analizar después, conjuntamente, los resultados.

Eso necesario comentar que los resultados de las fracciones totales de T3 y T4 pueden verse afectados por la cantidad de proteína en sangre disponible para unirse a ellas. De hecho, las hormonas ‘libres’ son más fiables, por así decirlo, ya que reflejan más precisamente la función de la glándula tiroidea. 

Hace años, la analítica de la tiroides completa solía realizarse mucho más frecuentemente, pero hoy en día el procedimiento ha cambiado: ahora se pide primero una prueba de cribado y se van sumando pruebas adicionales para reducir la cantidad de pruebas por las que debería pasar un paciente. Hay que tener en cuenta que es un proceso largo y tedioso para el paciente, por lo que cualquier reducción de tiempo siempre será bien recibida. 

La TSH suele ser la primera prueba que se realiza y, dependiendo de los resultados obtenidos, juntos a los signos y síntomas presentes, se van sumando unas pruebas u otras. Hay que tener siempre en cuenta que las concentraciones de las hormonas tiroideas pueden verse afectadas por:

  • Variaciones en las concentraciones de las proteínas que se unen a T4 y T3.
  • Embarazo.
  • Estrógenos y otros medicamentos.
  • Enfermedades hepáticas.
  • Enfermedades sistémicas.
  • Resistencia a las hormonas tiroideas.

 

De hecho, existen algunos medicamentos que pueden alterar las hormonas del tiroides: la mayoría de multivitamínicos y suplementos (sobre todo de cabello y uñas) pueden afectar al análisis. Si el paciente está tomando algún medicamento de este tipo, es fundamental que se lo diga a su médico para que determine cuál es el siguiente paso a tener en cuenta.

También existen una bateria de pruebas que detallamos a continuación para cuando aparezca un problema de tiroides, descartar su origen autoimmune:

  • Anticuerpos anti Microsomales (fracción TPO)
  • Anticuerpos anti Tiroglobulina
  • Anticuerpos anti Receptor de la TSH
  • Anticuerpos anti T4.

 

¿Cómo funciona el sistema de retroalimentación?

Si la concentración en sangre de hormonas tiroideas baja, el cuerpo tiene un sistema que ‘avisa’ al hipotálamo para liberar tirotropina, una hormona reguladora que hace que la glándula pituitaria produzca hormona estimulante de la tiroides (TSH). Esta le da un ‘toque de atención’ al tiroides para que comience a producir más T3 y T4. Conforme van aumentando las cantidades de ambas hormonas, el resto de factores que han ayudado a fomentar su producción se van ‘apagando’: la glándula pituitaria produce menos TSH y, a su vez, la tiroides produce menos T4 y T3.

Los problemas aparecen cuando este sistema no funciona porque la tiroides no es capaz de producir suficiente T4 y T3 aunque la glándula pituitaria la mueva a ello. Aquí es donde pueden surgir algunos síntomas de hipotiroidismo (que explicarnos más adelante).

Si ocurre al contrario y la tiroides produce demasiada T4 y T3, tampoco es algo positivo, ya que nos podemos encontrar con un superávit de estas hormonas, hecho que puede llevar al hipertiroidismo. Tanto la una como la otra pueden ser causadas también por tiroiditis, cáncer de tiroides y producción excesiva o deficiente de TSH.

 

¿Cuándo se solicita?

El profesional de la salud puede solicitad una analítica de la tiroides completa si observa ciertos síntomas propios del hipotiroidismo o del hipertiroidismo, producidos por alguna enfermedad tiroidea. Algunos de ellos en le caso del hipotiroidismo son:

  • Disminución de la frecuencia cardíaca.
  • Subida de peso.
  • Aumento del tamaño de la tiroides (bocio).
  • Sequedad en la piel.
  • Estreñimiento.
  • Intolerancia al frío.
  • Dolor muscular y articular.
  • Engrosamiento de la piel.
  • Caída de cabello.
  • Fatiga.
  • Depresión.
  • Lagunas mentales.
  • Irregularidades menstruales.
  • Infertilidad (en las mujeres).

 

Por otra parte, los signos más comunes del hipertiroidismo son:

  • Aumento de la frecuencia cardíaca.
  • Ansiedad.
  • Pérdida de peso.
  • Dificultad para dormir.
  • Temblores en las manos.
  • Debilidad muscular.
  • Aumento de la sudoración.
  • Dificultad para soportar el calor.
  • Diarrea.
  • Hinchazón alrededor de los ojos, sequedad, irritación, y en ocasiones, ojos abultados.
  • Irregularidades menstruales (períodos menos frecuentes o más ligeros).

 

Pruebas para el diagnóstico de enfermedades de la tiroides

Análisis de sangre. Una extracción de sangre puede ofrecernos información valiosísima en cuanto al tiroides, midiendo los niveles de hormona hipofisaria tirotropina (TSH) y hormonas tiroideas activas en sangre. Lo mejor es averiguar la porción libre de tiroxina y triiodotironina porque hay ciertas ocaciones (embarazo o uso de anticonceptivos) en las que el nivel de proteínas en la sangre se altera sin que lo haga la función del tiroides. 

 

Ecografía cervical. Esta técnica utiliza ultrasonidos para diagnosticar por imagen enfermedades tiroideas, y es de las más queridas por los pacientes porque no produce ningún dolor, no necesita de la interrupción de ninguna medicación, no tiene irradiación y genera a los médicos una excelente información sobre la imagen de la glándula tiroidea.

 

Gammagrafía tiroidea. Este análisis requiere que se evite el exceso de yodo 1 semana antes de la prueba, pero es capaz de ver la funcionalidad del tiroides, si está inflamado y si funciona de forma homogénea o heterogénea (si una parte trabaja más que la otra). Es muy útil en posibles casos de hipertiroidismo, pero no sirve de mucho si hay sospechas de hipotiroidismo.

 

Punción-aspiración con aguja fina (PAAF) guiada por ecografía. Se realiza una punción del tiroides (a menudo se necesitan realizar entre 2 y 3 punciones en cada procedimiento), obteniendo una muestra citológica de las células del tiroides que sirve para determinar si son malignas o benignas. Aunque no suele dejar secuelas, es recomendable no realizar ejercicio físico que implique una contracción importante de la musculatura cervical el mismo día de la prueba.

 

Resonancia magnética. Es especialmente práctico cuando existe la posibilidad de que el paciente sufra cáncer de tiroides, ya que esta prueba permite valorar la infiltración de las estructuras locales gracias a su resolución, superior a las imágenes de TAC. 

 

¿Qué significan los resultados?

Si el sistema de retroalimentación relacionado con la glándula tiroides no funciona correctamente puede producirse, como hemos comentado, un subida o bajada de la cantidad de hormonas tiroideas. Los resultados de la analítica de la tiroides completa no son un diagnóstico por sí mismo, pero puede ayudar al médico a guiarse por el buen camino. De todas formas, siempre se realizarán pruebas adicionales para asegurar la causa de este exceso o deficiencia y la enfermedad del tiroides de lo causa.

Se considera que un adulto tiene hipotiroidismo subclínico cuando la concentración de TSH es alta y la de T4 libre es normal, repitiendo la prueba varias semanas o meses. El principal problema del hipotiroidismo en adultos es que muchas veces los síntomas de la enfermedad son muy leves o incluso nulos. Aún así, padecerlo genera mayor riesgo a valores elevados de colesterol LDL, a una enfermedad cardiovascular y/o una agudeza mental reducida.

Por otra parte, un adulto con hipertiroidismo subclínico se considerará como tal cuando se observe una concentración de TSH baja y una de T4 libre y de T3 normal, de nuevo basándonos en  repetidas pruebas durante varias semanas o meses. Como tampoco se suelen percibir síntomas muy fuertes, sigue siendo indispensable localizar el origen del problema lo más rápido posible, ya que el hipertiroidismo puede generar mayor riesgo de fibrilación auricular y osteoporosis.

 

Nacimos en 2012 de la voluntad y el deseo de un grupo de profesionales de distintas áreas de la biología. Tras trabajar juntos durante más de 20 años en un laboratorio de referencia, decidimos crear y desarrollar nuestro proyecto; una empresa moderna, con tecnología punta, extremadamente eficaz y cercana. Si tienes alguna duda o pregunta, no dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo.

¡Comparte esta publicación!

Más artículos que te pueden interesar...

SIBO
Blog

¿Qué es el síndrome SIBO?

Siempre nos gusta recordar que no todas las bacterias que aparecen o tenemos en nuestro cuerpo son nocivas, sino que también, muchas de ellas, cumplen

¿Quieres saber más?

No dudes en contactar con nosotros

¡Contáctanos ahora!

Te ofrecemos una consulta personalizada para ti. Nuestro equipo de expertos estará encantado de asesorarte en cualquiera de nuestros servicios. 

Recibe las últimas noticias

¿Quieres estar al día de las novedades del sector clínico?

Déjanos tu email y no te perderás ninguna de nuestras actualizaciones.