¿Cómo normalizar los niveles de transferrina alta?

transferrina alta - Ambar Lab

Tabla de contenidos

Seguro que, gracias a Popeye, todo el mundo sabe que necesitamos hierro, y que éste circula por la sangre y es uno de sus componentes. Pero para que la circulación y nuestro organismo en general funcione correctamente entran en juego muchas otras células y proteínas. Una de ellas es la protagonista del post de hoy: la transferrina alta y baja.

Veremos qué es exactamente esta proteína, su función y los valores normales, altos y bajos que debes conocer para saber en qué rango sería ideal que estuvieses. ¡Comencemos!

¿Qué es la transferrina?

La transferrina, como la hemoglobina o la ferritina, es una proteína, encargada de transportar el hierro en el plasma de muchos seres vivos. Recoge el hierro desde los centros de absorción del duodeno para llevarlo a donde sea necesario. Se produce en el hígado, pero también puede sintetizarse (aunque en menor medida) en el cerebro y otros tejidos. La transferrina se encuentra en la sangre y su principal misión es controlar y regular la cantidad de hierro que circula por ella, dependiendo de las necesidades del organismo. Para ello, esta proteína tiene la capacidad de adherirse al hierro, ‘engancharlo’, por así decirlo, y conducirlo allá donde sea necesario.

El hierro es un nutriente fundamental para la producción de glóbulos rojos. Es especialmente delicado, ya que el cuerpo no es capaz de producirlo de forma natural, por lo que debe absorberlo de los alimentos que ingerimos. Cuando este nutriente se absorbe a partir de la dieta que llevamos, la transferrina se encarga de transportarlo por el organismo. Por ello, la cantidad de transferrina en sangre depende de la función hepática del organismo y del estado nutricional que lleve.

Para saber si todo funciona correctamente, existen varios niveles que se pueden medir:

  • La capacidad total de unión al hierro (TIBC). Mide la cantidad de hierro que se puede fijar por las proteínas en la sangre. La transferrina es la proteína con capacidad de unión al hierro, por lo que la TIBC es capaz de medir indirectamente la disponibilidad de transferrina.
  • La capacidad libre de transporte de hierro (UIBC). Determina la capacidad de reserva de transferrina. Mide, por ejemplo, la parte de transferrina que aún no ha sido saturada con hierro. La UIBC puede medirse tanto directamente como calculándola con esta fórmula: TIBC – hierro = UIBC.
  • El hierro sérico. Mide la cantidad total de hierro en sangre. La mitad de este nutriente, aproximadamente, circulará unido a la transferrina. Se necesita para calcular tanto TIBC como la UIBC.
  • La saturación de transferrina. Se puede calcular utilizando los niveles de hierro sérico y de la TIBC o la UIBC. El resultar representará el porcentaje de transferrina saturado con hierro. Las zonas de unión al hierro de la transferrina deberían estar saturadas en un 30%.
  • La ferritina. Muestra el estado de las reservas de hierro del organismo. Si el valor es bajo significa que hay una deficiencia de hierro y si es alto un exceso del mismo en el organismo.

 

¿Cuándo se solicita una prueba de transferrina?

Las pruebas de transferrina suelen solicitarse junto con otras relacionadas con el hierro, tanto si un paciente tiene un déficit o un exceso del mismo. Es muy común que el médico la solicite si existen signos de anemia, sobre todo si el resultado del hemograma indica que los niveles de hemoglobina y hematocritos son bajos.

Los síntomas más comunes de anemia son:

  • Cansancio crónico, fatiga.
  • Mareos.
  • Debilidad.
  • Dolores de cabeza.
  • Palidez cutánea.

Si el médico sospecha de una acumulación de hierro en un paciente o conoce casos de familiares que han padecido hemocromatosis, junto a la prueba de hierro sérico y de TIBC se añadirá la de ferritina. Las manifestaciones clínicas de una sobrecarga de hierro pueden variar entre individuos, pero existen ciertos síntomas y signos:

  • Dolor articular.
  • Fatiga, debilidad.
  • Pérdida de peso.
  • Falta de energía.
  • Dolor abdominal.
  • Pérdida del deseo sexual.
  • Pérdida de cabello.
  • Problemas cardíacos y/o hepáticos.

Las pruebas de los niveles de transferrina también se suelen solicitar cuando existe sospecha de una intoxicación por hierro. Les ocurre sobre todo a los niños que, por accidente, puedan haber ingerido una sobredosis de vitaminas o de suplementos que contienen hierro.

Para el análisis de transferrina solamente se necesita una muestra de sangre venosa, ya que el médico necesita saber la capacidad del organismo de transportar el hierro y ayudar a diagnosticar una deficiencia o sobrecarga de este nutriente. No se necesita ninguna preparación especial para la prueba, pero el paciente necesitará acudir al centro médico para la extracción de sangre en ayunas de 12 horas.

 

Valores de la transferrina

Los valores de la transferrina se pueden clasificar en 3 bloques: normales, altos o bajos. Cada uno de ellos tiene unas causas y consecuencias. Equilibrar los valores dependerá de muchos factores, como la edad, el sexo y las condiciones físicas y nutricionales de la persona.

Valores normales. Veamos cuáles son los valores ideales de la transferrina en sangre:

  • Hombres: de 215 a 360 miligramos por decilitro (mg/dl).
  • Mujeres: de 250 a 370 miligramos por decilitro (mg/dl).
  • Niños/as: de 200 a 350 miligramos por decilitro (mg/dl).

Los niveles normales de CTFH varían entre 250-350 microgramos por decilitro. El resultado cambiará en función del sexo, la edad y el estado de salud de la persona.

Transferrina alta. Normalmente, la concentración de transferrina se utiliza para diferenciar anemias microcíticas. En estos casos, los glóbulos rojos son más pequeños de lo normal.

Se considera un nivel de transferrina elevado si se obtienen valores por encima de 360 mg/dl en hombres y de 370 mg/dl en mujeres. Algunos estudios explican que la causa más común de transferrina alta es la anemia ferropénica o el déficit de hierro. Sin embargo, también existen otras:

  • Embarazo.
  • Policitemia.
  • Anticonceptivos orales.
  • Terapia hormonal con estrógenos.

La transferrina alta también aparece en la anemia por falta de hierro, conocida como anemia ferropénica.

Transferrina baja. Hablamos de transferrina baja o hipotransferrinemia cuando los niveles están por debajo de 215 mg/dl en los hombres y de 250 mg/dl en las mujeres. Las causas de este descenso de transferrina se puede atribuir a:

  • Talasemia.
  • Desnutrición.
  • Drepanocitosis.
  • Enfermedades renales.
  • Anemia sideroblástica.
  • Quemaduras extensas.
  • Infecciones repetidas.
  • Alteraciones hepáticas (cirrosis).
  • Anemia derivada de enfermedades crónicas (cáncer).
  • Uso de medicamentos (cloranfenicol y glucocorticoides).

 

¿Es posible normalizar los niveles?

Como hemos comentado, los niveles de transferrina en sangre dependen de la cantidad de hierro y del estado de los glóbulos rojos. Un nivel bajo de transferrina se debe, en la mayoría de casos, a una carencia del mineral. La solución sería, por tanto, aumentar el consumo de hierro.

Los alimentos que más hierro pueden aportar a nuestro organismo son los siguientes:

  • Huevos.
  • Carnes rojas e hígado.
  • Lentejas y garbanzos.
  • Pescados y mariscos.
  • Espinacas y melocotones.

 

Pescado y marisco

 

Ingerir estos alimentos no quiere decir que no podamos sufrir niveles bajos de hierro en nuestro cuerpo. En Ambar Lab recomendamos siempre acudir al médico para que realice una valoración adecuada del estado del paciente. Los profesionales de la salud son los únicos capacitados para identificar y tratar estas enfermedades.

 

¿Qué es el índice de saturación de transferrina?

El índice de saturación de transferrina sirve para ver el porcentaje de esta proteína que está unida al hierro en la sangre. Cuando la transferrina se sintetiza, viaja hasta la médula ósea para formar

glóbulos rojos, y al bazo, el hígado y los músculos para su almacenarse en forma de ferritina. Por eso sus valores son tan útiles para conocer el estado nutricional o la función hepática de un paciente. La cantidad de  transferrina puede variar en función de ciertos factores individuales (la actividad hepática y la alimentación)

Los valores normales de saturación de la transferrina pueden variar en función de algunos factores individuales, como:

  • La edad.
  • El sexo.
  • El tipo de alimentación.
  • Factores genéticos y poblacionales.

Los valores de saturación de transferrina deberán valorarse junto con el historial médico del paciente y el resto exploraciones complementarias de se hayan realizado. Los valores de saturación normales serían:

  • Hombres: 20-50 %.
  • Mujeres: 15-50 %.
  • Niños/as: 17-44 %.
  • Recién nacidos: 56-74 %.

 

¿Qué significa el resultado?

Los resultados de la transferrina, de la TIBC o de la UIBC se interpretan teniendo en cuenta otras pruebas relacionadas con el metabolismo del hierro. En esta tabla dejamos en forma de resumen algunas alteraciones que se han observado en pruebas relacionadas con el metabolismo del hierro en distintas enfermedades:

transferrina alta - Ambar Lab

Conclusiones

Ya sabemos que la medición de transferrina alta o baja se solicita cuando el médico sospecha que puede haber una cantidad excesiva o insuficiente de hierro en el organismo. En ella se mide la capacidad del organismo de transportar el hierro y el objetivo es ayudar a diagnosticar su deficiencia o sobrecarga. En Ambar Lab ofrecemos más de 3.000 pruebas de laboratorio para brindar un servicio excelente de exámenes clínicos con transparencia y profesionalidad. Nuestro principal objetivo es dar respuesta a las necesidades de nuestros clientes, estando a la vanguardia de la tecnología. 

Nuestro laboratorio clínico es un apoyo al mantenimiento de la salud pública. A través de nuestro trabajo se puede llegar a confirmar o no un diagnóstico. Los técnicos y profesionales de Ambar Lab analizan muestras biológicas para estudiarlas con el fin de estudiar, prevenir, diagnosticar y tratar enfermedades. Si necesitas realizar algún análisis de laboratorio, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de ayudarte a resolver cualquier duda o cuestión.

¡Comparte esta publicación!

Más artículos que te pueden interesar...

inmunocomplejos
Blog

Inmunocomplejos y su utilidad clínica

Cualquier descubrimiento sobre el cuerpo humano o sus componentes ayuda a los profesionales de la salud a entender mejor cómo funciona y, por tanto, a

¿Quieres saber más?

No dudes en contactar con nosotros

¡Contáctanos ahora!

Te ofrecemos una consulta personalizada para ti. Nuestro equipo de expertos estará encantado de asesorarte en cualquiera de nuestros servicios. 

Recibe las últimas noticias

¿Quieres estar al día de las novedades del sector clínico?

Déjanos tu email y no te perderás ninguna de nuestras actualizaciones.