Intervalos de referencia en un laboratorio clínico

Intervalos de referencia laboratorio clinico

¡Comparte esta publicación!

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

Interpretar cuál es el significado de los intervalos de referencia en un laboratorio clínico es muy importante para establecer un correcto diagnóstico de dichos resultados. Es por eso que en esta entrada detallaremos cómo se analizan y cuál es el significado de los intervalos de referencia.

No es poco común que al recibir resultados de un análisis de laboratorio clínico por vía digital, el paciente se encuentre con la posibilidad de descargar los resultados y obtener un detalle con los valores. Existen casos en los que un valor figura fuera del rango de referencia y esto puede disparar algunas dudas y, aunque los profesionales de la salud siempre sugieren aguardar a la consulta para sacar conclusiones, muchos no lo hacen y comienzan con la especulación. Para poder abordar esta situación, es necesario conocer en profundidad cómo se calculan los intervalos de referencia en un laboratorio clínico.

Resultados de un laboratorio clínico

Después de realizar las analíticas, los laboratorios entregan informes que tienen distintos tipos de resultados: numéricos, cualitativos, con comentarios o con interpretación. Algunas pruebas darán respuestas de “sí” o “no”, como puede ser la constatación de la presencia de una bacteria. Sin embargo, muchos otros resultados de laboratorio son numéricos y se comparan con intervalos de referencia.

Los números que resultan de las pruebas no tienen un sentido en sí mismos, sino que lo adquieren en comparación con los valores de referencia. Al establecer dicha comparativa se puede saber si se trata de un resultado que está incluido dentro del espectro considerado normal.

¿Cómo se establecen estos valores de referencia? Estos intervalos comparan cierto valor con una medición realizada en una muestra biológica con valores de referencia que se obtienen de una población de individuos definida. Esto permite la valoración clínica de los pacientes, pudiéndose asociar a estados de salud u otros estados fisiológicos o patológicos.

El valor de referencia biológico

Para interpretar mediciones y poder dar un diagnóstico de una magnitud biológica en un determinado paciente, debemos tener conocimiento de, al menos, un valor de esa magnitud tomado en individuos similares y establecer la comparativa. Esto significa que será necesario tomar muestras y establecer un punto de comparación. Es en esta necesidad en la que se apoya el valor de referencia biológico: un valor medido de determinada magnitud, obtenido con la finalidad de ser comparado en un individuo (al que llamaremos individuo de referencia) y que cumple con ciertos criterios.

Los requisitos suelen ser de lo más diversos, puesto que dependerán de cuál es la finalidad de estos valores de referencia biológicos: podemos establecer referencia con individuos sanos, con sujetos que estén cursando una enfermedad concreta, etc. El requisito será que la descripción de tales individuos no sea ambigua. Si bien, como mencionamos anteriormente, se pueden establecer valores de referencia en individuos con diversas condiciones, lo más habitual es encontrarnos con valores de referencia de individuos sanos, a los que se denomina también “valores de referencia fisiológicos».

Dichos valores de referencia biológicos dependen siempre de la población de referencia y esto no debe olvidarse, ya que existe la posibilidad de que los valores de cierta magnitud biológica observados en determinada población sean diferentes que en otra. Otro aspecto a considerar y que no puede ser pasado por alto es que los valores de referencia biológicos de cierta magnitud dependen del procedimiento que se empleó para medir dicha magnitud.

​​El intervalo o rango de referencia estará determinado por el conjunto de valores que van a quedar incluidos entre los límites superior e inferior del rango, basados en los valores obtenidos en la población. El intervalo de referencia dependerá de factores como pueden ser la edad, el sexo y el tipo de muestra obtenida.

En el laboratorio

Dentro de un laboratorio, los intervalos de referencia biológicos que se estiman para una magnitud biológica estarán determinados, básicamente, por las características socio-biológicas correspondientes a la población de referencia, además de las características del procedimiento de medida que se ha utilizado para obtenerlas.

Sin embargo, la producción de valores de referencia biológicos para laboratorios clínicos son raramente producidos por cada laboratorio en particular, dado que es muy difícil conseguir voluntarios que funcionen como individuos de referencia y, además, las mediciones cuentan con un elevado coste económico.

Por lo tanto, los laboratorios suelen adoptar los valores de referencia biológicos obtenidos por otras instituciones después de realizar la validación de estos. En el laboratorio clínico también es frecuente encontrarse con casos donde debemos comparar dos procedimientos de medida de cierta magnitud para confirmar que los resultados que ambos procedimientos generaron sean intercambiables (lo que significaría que los valores de referencia de uno podrían ser transferibles al otro) como puede suceder al cambiar un analizador o cuando una magnitud es medida con procedimientos distintos.

Los laboratorios clínicos deberán siempre asumir y declarar requisitos meteorológicos, y requisitos para el sesgo. En algunos países estos son obligatorios (como sucede en Estados Unidos y en Alemania) y, por supuesto, se deben cumplir. Pero para cada magnitud biológica cumplir con los requisitos meteorológicos debe ser compatible con la idoneidad de sus intervalos de referencia. Esto quiere decir que no se puede utilizar una calidad meteorológica que no sea la que afectó la producción de los valores de referencia biológicos que se están usando.

Como explicamos en este artículo, los intervalos de referencia en un laboratorio clínico son factores determinantes para poder realizar una correcta interpretación de los resultados y establecer el consecuente diagnóstico.

En Ambar Lab ofrecemos más de 3.000 pruebas de laboratorio, el acompañamiento en la gestión de negocios y el desarrollo de nuevos proyectos. Trabajamos para que nuestro amplio y creciente catálogo de pruebas se ajuste a ti, pues sabemos que el conocimiento es la llave que facilita el trabajo de nuestros clientes. Contáctanos si tienes alguna duda y visita nuestro blog para mantenerte al tanto de todas las novedades del ámbito clínico.

Más artículos que te pueden interesar...

¿Quieres saber más?

No dudes en contactar con nosotros

¡Contáctanos ahora!

Te ofrecemos una consulta personalizada para ti. Nuestro equipo de expertos estará encantado de asesorarte en cualquiera de nuestros servicios. 

Recibe las últimas noticias

¿Quieres estar al día de las novedades del sector clínico?

Déjanos tu email y no te perderás ninguna de nuestras actualizaciones.