Pruebas de fertilidad en mujeres

Pruebas fertilidad mujer

Tabla de contenidos

Cualquier proceso médico que comencemos será más efectivo si contamos con un diagnóstico acertado. Tanto si vamos a empezar un tratamiento de fertilidad como si queremos conocer el estado fértil de una mujer, las pruebas de fertilidad en mujeres que explicamos a continuación serán de mucha utilidad. Sigue leyendo y entérate de todos los detalles.

Las pruebas de fertilidad en mujeres serán diferentes para cada mujer, porque los estudios que deben hacerse dependen de cada paciente, de sus condiciones concretas, su edad y otras variables que se modificarán de acuerdo a sus necesidades particulares. Esta es la mejor manera de obtener resultados y es como se trabaja en la gran mayoría de los casos.

¿Para qué se realizan las pruebas de fertilidad en mujeres?

Cuando se realizan pruebas de fertilidad en mujeres se busca conocer cuán fértil es y si existen condiciones específicas que le impiden o le podrían impedir a la persona concebir. De esta manera y con los resultados en mano, la paciente podrá tomar la decisión de iniciar o no medidas de autocuidado o terapéuticas para la concepción.

Lo cierto es que no existe una única prueba que permita determinar con precisión absoluta la capacidad o no de una mujer para quedarse embarazada. Lo que sí se puede hacer mediante este tipo de estudios es medir algunos de los indicadores que permiten revelar los problemas que pueden existir en la fertilidad.

La comunidad médica encuentra que las causas que más frecuentemente se presentan como esterilidad en las mujeres tienen que ver con problemas de ovulación, obstrucción de trompas de falopio, endometriosis, la edad o alguna enfermedad crónica, por ejemplo.

Actualmente, existe un protocolo para el estudio de la fertilidad femenina en el que, en primer lugar, se analiza el estado de las hormonas de la paciente y se hace una ecografía para observar su aparato reproductor. En esta etapa también suele realizarse, si existiese un indicio, la serología de los anticuerpos que detectan enfermedades infecciosas, como las de transmisión sexual, que podrían ser las causantes de esterilidad o de la aparición de problemas en el embarazo posteriormente.

Las pruebas de fertilidad más frecuentes

  • Biopsia del endometrio: Este estudio se trata de una aspiración de la mucosa endometrial que se hace con una cánula que se introduce en el útero a través del canal cervical. Lo que se busca es identificar anomalías en el desarrollo del endometrio.
  • Histeroscopia: Es un examen endoscópico en el que un tubo óptico es introducido en el cuello de útero para obtener una visual de la cavidad uterina. Este estudio permite identificar y diagnosticar posibles alteraciones en el útero.
  • Estudio hormonal basal: Esta analítica de sangre busca determinar la función ovárica y hormonal. Se realiza típicamente durante el tercer día del ciclo menstrual y se concentra en analizar algunas hormonas como la prolactina, el estradiol, FSH y TSH.
  • Ecografía transvaginal: Este examen de ultrasonido se ejecuta para obtener información sobre el útero y los ovarios.

¿A qué llamamos reserva ovárica?

A medida que pasan los años, las mujeres disponen de un menor número de óvulos y, también, estos son cada vez de menor calidad, lo que da como resultado una disminución de las posibilidades de embarazo. También está comprobado que con el paso del tiempo el óvulo puede experimentar daños en el material genético, estos daños pueden transmitirse al embrión que resulte de su fecundación. El ovocito, además, a medida que envejece también se debilita perdiendo su fuerza para sobrevivir a las fases del desarrollo embrionario. Todos estos son factores que inciden en la posibilidad de quedar embarazada de una mujer.

Analizando esta situación, la ciencia ha identificado distintos marcadores de reserva ovárica mediante los cuales se pueden establecer parámetros de fertilidad en las mujeres. Estos marcadores ayudan a comprender más sobre las posibilidades de embarazo. Algunos de los que poseen mayor capacidad predictiva son la detección en sangre de la hormona foliculoestimulante (FSH), de la hormona antimulleriana (AMH) y también el recuento ecográfico de folículos antrales. Estos van a expresar el número de ovocitos restantes en los ovarios, pero no podrán mostrarnos la calidad de los mismos.

En cambio, la hormona foliculoestimulante (FSH) que es segregada por la hipófisis (la glándula encargada de regular el crecimiento folicular), sí puede darnos más pistas. Cuando la hormona está más activa de lo normal, esto puede estar relacionado con que el número de folículos está disminuido, entonces los niveles en sangre de la FSH aumentan.

En el caso de la hormona antimulleriana, esta es producida por los folículos y su nivel en sangre es un reflejo directo del número de ovocitos. Si hay más ovocitos, habrá un mayor nivel de hormona. La ecografía transvaginal es el estudio que permite identificar y contar los folículos que crecen en los ovarios.

Si lo que aparece es una baja reserva ovárica, entonces un estudio más completo podrá ayudarnos a establecer cuáles son las causas y así diseñar un tratamiento personalizado para conseguir los resultados buscados.

¿Existe una edad límite de fertilidad?

En líneas generales, la fertilidad femenina alcanza su máximo en la veintena. A partir de esta edad es que comienza a disminuir, con una disminución todavía más acelerada a partir de los 37 para luego desacelerar todavía más después de los 40 años.

A partir de los 40 años, la capacidad de lograr un embarazo disminuye y se aumenta el riesgo de aborto hasta llegar al momento en el que lograr el embarazo se vuelve realmente difícil. Las personas que buscan quedarse embarazadas y cuentan con esta edad, pueden realizar pruebas de fertilidad femenina para que un profesional analice los resultados y les recomiende un tratamiento de reproducción adecuado. En este punto cabe destacar que la medicina reproductiva está continuamente en avance y las posibilidades para ser madre son cada vez más amplias y diversas.

Como ya mencionamos, los tratamientos disponibles son cada vez más y la tecnología avanza para ofrecer soluciones cada vez más al alcance de la mano. Lo que se mantiene siempre es la idea de que todos los tratamientos serán más efectivos si al hacerlos contamos con información certera.

Si necesitas realizarte estas pruebas no dudes en contactarnos, estamos a tu disposición para ayudarte en lo que necesites. En Ambar realizamos análisis clínicos de referencia y los gestionamos para que se integren de forma ágil y flexible, ayudándote a que los estudios te sean más fáciles tanto a ti como a los profesionales de la salud que te acompañen durante este proceso que, sabemos, para muchas personas puede resultar algo complicado.

¡Comparte esta publicación!

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

Más artículos que te pueden interesar...

síndrome de patau
Blog

Síndrome de Patau

El embarazo es normalmente una buena noticia, acompañada de emoción, alegría y valentía. Sin embargo, no son solamente emociones positivas. Además de miedo, conlleva algunos

hormona antimülleriana
Blog

La hormona antimülleriana

Tenemos en nuestro organismo una gran cantidad de hormonas que ayudan a las células a cumplir sus funciones. Quizás nos suenen algunas de ellas, como

¿Quieres saber más?

No dudes en contactar con nosotros

¡Contáctanos ahora!

Te ofrecemos una consulta personalizada para ti. Nuestro equipo de expertos estará encantado de asesorarte en cualquiera de nuestros servicios. 

Recibe las últimas noticias

¿Quieres estar al día de las novedades del sector clínico?

Déjanos tu email y no te perderás ninguna de nuestras actualizaciones.