test DAO

Tabla de contenidos

Un déficit o poca actividad de la enzima diamino oxidasa (DAO) puede producir una alteración de la histamina alimentaria en el metabolismo. Sus causas son muy diversas y puede deberse a factores genéticos, farmacológicos o incluso patológicos.

En este post indagaremos más en esta enzima y en sus consecuencias para el cuerpo. Explicaremos también en qué consiste el test DAO y cómo puede ayudar a los médicos cuando traten casos de este tipo.

 

 

¿Qué es el déficit DAO?

¿Recuerdas, alguna vez, comer algo concreto y sentir dolor de cabeza, náuseas o picazón al día siguiente? Si te ha ocurrido, seguramente fuese por un déficit de DAO. Esta enzima, conocida como diamino oxidasa, tiene la misión de degradar la histamina, un compuesto activo. Su misión es muy importante, ya que si existiese una cantidad elevada a la normal de este compuesto en nuestro organismo, podría dañarlo y provocar efectos adversos.

Las DAO son unas de las muchas enzimas digestivas, encargadas de degradar nutrientes y prepararlos para su absorción intestinal. En este caso, esta enzima metaboliza la histamina. Puede sufrir un bloqueo por diferentes motivos. Este ‘mal funcionamiento’ de la enzima hace que la histamina no se degrade como debería y se acumule en el organismo.

Si se observa en una persona un déficit DAO, significa que no hay suficiente enzima de este tipo en el intestino. Se produce el desequilibrio entre la histamina ingerida y la liberada. Esta se acumula y comienzan a aparecer efectos adversos. Es importante tener en cuenta que los síntomas no aparecen en cuanto se ingieren alimentos ricos en histamina, sino que tienen que acumularse en la sangre.

 

¿Qué es la histamina?

Para entender la enzima y del test DAO, necesitamos primero explicar qué es la histamina. Esta molécula derivada de un aminoácido (histidina) tiene muchas funciones fisiológicas relacionadas con la circulación, la permeabilidad capilar, la hipersensibilidad inmediata, los procesos alérgicos, etc. La principal fuente de esta molécula en el cuerpo es el propio organismo (la produce) y la segunda son los alimentos. La histamina de ambas fuentes se degrada al pasar por la mucosa intestinal por la enzima diamino oxidasa (DAO).

Normalmente, la presencia de aminas biógenas (o histamina) en los alimentos se atribuye a algunas bacterias que degradan las proteínas de la materia prima. Este estudio sugiere que podrían ser las bacterias acidolácticas que se usan para obtener alimentos fermentados. Los alimentos contaminados también pueden sufrir la presencia de estas aminas. Durante la fermentación, las proteínas se degradan a aminoácidos libres. A partir de ese momento, algunos son descarboxilados para formar aminas biógenas. La histamina se almacena en algunas células (basófilos y los mastocitos) que con el tiempo y en función de diversas ciscunstancias, se libera a la sangre.

Aunque la primera forma de obtención de la histamina está completamente regulada, la segunda depende de la persona y de los alimentos que ingiera. Si aparece cualquier alteración en el metabolismo y no se mantienen las concentraciones de histamina en sangre en el rango de 50 a 70 mg/L, la libre circulación de esta amina en elevadas concentraciones puede producir migraña, fibromialgia, astenia y/o atopia.

 

Causas del déficit

Como hemos comentado arriba, las causas del déficit de DAO puede ser debido a factores farmacológicos y patológicos, aunque la principal causa es genética. Por eso se pensaba que la migraña era hereditaria, pero lo que en realidad se heredaba era el déficit de la enzima. Existen varias causas que pueden producir un descenso de este tipo:

  • Alteración genética, el factor más común del déficit.
  • Medicamentos habituales (como analgésicos, antihistamínicos, antidepresivos, antihipertensivos, diuréticos y  antibióticos) que bloquean la actividad de la enzima.
  • Tomar alcohol en exceso. El etanol es un inhibidor potente de la actividad oxidativa de la enzima DAO.
  • Enfermedades inflamatorias intestinales (enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa o la celiaquía).

 

Las personas con déficit de DAO suelen presentar uno o varios de los siguientes síntomas:

  • Migraña, cefaleas, mareos (sistema nervioso central).
  • Síndrome del intestino irritable, estreñimiento, diarrea, saciedad, dolor de estómago, vómitos (gastrointestinales).
  • Urticaria, atopia y psoriasis (dermatológicos).
  • Fibromialgia, dolores musculares, fatiga crónica (sistema muscular).
  • Dolores osteopáticos (sistema óseo).
  • Asma, congestión nasal (respiratorios).
  • Hipotensión, hipertensión, arritmias (respiratorios).
  • Déficit de atención e hiperactividad (TDAH), relacionado a la infancia y adolescencia.

 

Alimentos que pueden producir síntomas

Existen alimentos que contienen más histamina que otros. Estos son todos los fermentados en los que intervienen bacterias acidolácticas:

  • Quesos madurados (goudabrie, Camembert, parmesano y roquefort, entre otros). Contienen entre 80 a 4500 mg. por kilo de queso.
  • Vegetales fermentados (chucrut).
  • Salchichas y otros derivados cárnicos. pueden contener hasta 300 mg. por cada kilo de alimento.
  • Pescados frescos, salados y enlatados. Su valor que oscila entre 1500 a 5000 mg. por cada kilo.
  • Vino y sidra.Contienen de 5 a 130 mg. por 100 ml.
  • Cerveza. Aporta entre 2,8 a 13 mg. por 100 ml.

 

La International Society of DAO Deficiency explica que las frutas cítricas (fresones, piña, kiwi…) los mariscos, el chocolate y la salsa de tomate liberan histaminas desde los mastocitos, lo que puede ayudara a equilibrar los niveles. El cerdo, la clara de huevo y los champiñones también ayudan a estimular la liberación. Ciertos aditivos (sulfitos, nitritos, glutamato monosódico, benzoato y colorantes de la gama de los amarillos) hacen que las células liberen histamina.

 

¿Como se diagnostica la deficiencia de DAO?

Inicialmente lo recomendado es realizar un estudio para conocer la actividad de la enzima. En un paso posterior y si se quieren conocer los motivos de alteraciones de esta enzima, se puede realizar el studio genético del gen DAO para ver si existen mutaciones que puedan afectar su funcionalidad.

Para medir la actividad de la enzima diamino oxidasa en sangre se utiliza el test DAO. Puede ayudarnos a descubrir si el origen de los síntomas se encuentra en un trastorno de metabolización de la histamina presente en ciertos alimentos ricos en esta sustancia. El test mide la actividad de la enzima DAO y expresa los resultados en unidades degradantes de histamina (HDV). Una intolerancia a la histamina es moderada si está en un valor por debajo de 80 HDV, y elevada si el valor es inferior a 40.

Para realizar el test simplemente se tiene que realizar una extracción de sangre. Gracias a ella, el especialista médico podrá identificar si el origen de los síntomas está en la alimentación. El test DAO suele recomendarse a pacientes que sufren migraña u otras cefaleas vasculares, trastornos gastrointestinales, musculares, dermatológicos o esqueléticos y fatiga crónica.

No es necesaria ninguna preparación especial para realizar el test DAO, ya que se trata de un análisis de sangre. Simplemente debes acudir a la consulta en ayunas (entre ocho y diez horas) y suspender la medicación inhibidora de la DAO, en caso de ingerirla.

Para la realización de la prueba genética se necesita una extracción de Sangre-EDTA.

 

¿Cuál es el riesgo de intoxicación?

No existe hoy en día consenso sobre la dosis mínima de histamina que puede producir efectos tóxicos en un organismo común. En la intoxicación histamínica, los niveles contenidos en el alimento tienen que ser muy altos (más de 600 mg. por kilo).

Sin embargo, las personas intolerantes o con una deficiencia de DAO, una cantidad mucho menor puede desencadenar consecuencias. Estos valores de umbral van desde 50 microgramos (una ración de vino de 125 ml.) hasta 75 ml. Si en los alimentos o bebidas aparecen otras aminas, la toxicidad de la histamina puede incrementar. De todas formas, aunque se sospecha que puede ocurrir por la competencia de receptores en el intestino, todavía no está claro.

 

¿Cómo organizar la dieta en un déficit DAO?

Si, tras el test DAO, el médico nos comunica que, efectivamente, tenemos un déficit, debemos seguir una dieta no solo baja en histamina, sino que también habrá que adecuar la combinación de ciertos alimentos. Puedes encontrar algunas pautas aquí, pero desde AmbarLab te recomendamos que sigas únicamente las órdenes de un profesional cualificado y no organices una dieta sin consultarla previamente. El médico conoce tu caso personal y sabrá aconsejarte adecuadamente.

Algunos profesionales recomiendan eliminar aquellos alimentos que contengan más de 20 ml. de histamina por cada kilo de producto. Otros, sin embargo, son más exigentes: consideran consumir alimentos con un máximo de 1 mg. por kilo.

El punto en el que todos están de acuerdo es que se deben excluir los fermentados. En esta lista se incluye el salchichón, el salami, el chorizo, los quesos madurados, las conservas de pescado y los pescados frescos de carne oscura, entre otros. Tampoco se libran de la prohibición algunos vegetales (chucrut, fermentados de la soja y espinacas).

Cualquier bebida alcohólica fermentada o destilada también debe ser retirada de la dieta. Se recomienda, incluso, no combinar algunos alimentos con estas bebidas, ya que tienen un poder inhibidor de la DAO muy elevado. Aunque las acelgas, los tomates, las aceitunas, las leguminosas y los cereales contienen histamina, sus cantidades son mínimas, por lo que no suelen eliminarse de la dieta.Contar con la opinión y el diagnóstico de un equipo profesional y formado es la única forma de poder llegar a un tratamiento adecuado al paciente. En AmbarLab contamos con una gran variedad de pruebas de laboratorio, entre ellas el test DAO, que pueden ayudarte a esclarecer cualquier duda o síntoma. Si no encuentras la prueba que buscas en nuestra web, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, estaremos encantados de crear un proyecto a tu medida.

¡Comparte esta publicación!

Más artículos que te pueden interesar...

SIBO
Blog

¿Qué es el síndrome SIBO?

Siempre nos gusta recordar que no todas las bacterias que aparecen o tenemos en nuestro cuerpo son nocivas, sino que también, muchas de ellas, cumplen

¿Quieres saber más?

No dudes en contactar con nosotros

¡Contáctanos ahora!

Te ofrecemos una consulta personalizada para ti. Nuestro equipo de expertos estará encantado de asesorarte en cualquiera de nuestros servicios. 

Recibe las últimas noticias

¿Quieres estar al día de las novedades del sector clínico?

Déjanos tu email y no te perderás ninguna de nuestras actualizaciones.