Test de sensibilidad alimentaria

sensibilidad alimentaria

Tabla de contenidos

¿Qué es la sensibilidad alimentaria?

La sensibilidad alimentaria es una respuesta inmunológica anómala que genera el cuerpo frente a alimentos específicos. Cuando una persona consume un alimento determinado, el cuerpo ordena la liberación de medidores inflamatorios como consecuencia de una activación celular. La inflamación que se crea es crónica de bajo grado, y puede provocar síntomas muy variados, tanto en órganos como en tejidos.

El sistema inmunológico es el responsable de esta respuesta a determinados alimentos. También es el que actúa cuando sufrimos alergias. La diferencia entre ellas es el anticuerpo que produce el organismo. La alergia se mide con anticuerpos de tipo inmunoglobulinas G, mientras que la sensibilidad alimentaria con inmunoglobulinas E.

Las intolerancias alimentarias, por otra parte, funcionan de forma distinta. No las mide el sistema inmune y se producen por la falta parcial o total de unas encimas concretas. Su ausencia provoca la mala digestión de ese alimento y, en consecuencia, su mala absorción, generando diversos síntomas.

En el caso de la sensibilidad alimentaria, los síntomas no aparecen inmediatamente. Pueden pasar horas o días después de ingerir el alimento. Este hecho genera ciertos riesgos en el paciente, ya que la enfermedad puede convertirse en crónica debido al retraso en su diagnóstico. Por ello, es complicado vincularla con una patología a menos que se utilice el test correspondiente.

¿Cómo puedo saber si tengo sensibilidad alimentaria?

Si no se realiza el test adecuado, es imposible saber si una persona padece de alguna sensibilidad alimentaria. Como los síntomas varían tanto entre individuos, no existe un cuadro clínico concreto. Además, muchos de ellos se pueden asociar a otras enfermedades. Es por esto que los protocolos de salud suelen descartar afecciones, como las alergias o la sensibilidad alimentaria, en primera instancia.

¿Existen síntomas concretos?

Como hemos comentado, los síntomas de la sensibilidad alimentaria son muy diversos, además de confundibles con otras enfermedades. Sin embargo, algunos de los síntomas más comunes son los relacionados con la digestión. El paciente puede sufrir digestiones pesadas, diarrea, estreñimiento, hinchazón abdominal o molestias gástricas.

Además, como es una enfermedad sistemática, los afectados pueden desarrollar migrañas, cansancio exagerado, artritis reumatoide, hiperactividad, dolores musculares, alteraciones del sueño, de la piel o de la temperatura.

¿Cómo se realiza el test de sensibilidad alimentaria?

En primer lugar, se necesita una muestra de sangre venosa del paciente. Esta muestra será sometida a la técnica analítica del inmunoblotting. Con esta, se podrá detectar y cuantificar los anticuerpos de clase IgG producidos por el sistema inmune frente a diversos aditivos y alimentos. Los resultados del test se expresan en U/mL y se muestran gráficamente en un formato de barras de longitud proporcional a la tasa de IgG. Cada grado de reacción está asociado con un color.

El paciente recibe los resultados, en primer lugar, agrupados por grado de reacción. Después se le ofrecen por familias de alimentos. Este informe clasifica los alimentos y aditivos en 5 grupos:

  • Clase 0. No se han detectado anticuerpos, por lo que el estado fisiológico es normal.
  • Clase 1. La reacción es leve y el estado fisiológico sigue siendo estable.
  • Clase 2. La reacción es moderada. En raras ocasiones los alimentos de este grupo generarán sensibilidad.
  • Clase 3. La reacción en esta clase es fuerte. Es imperativo reducir el consumo de estos alimentos o consumirlos en lo que se conoce como dieta de rotación, durante un período de 3 meses. Así, el consumo del alimento al que una persona tiene sensibilidad no se repite hasta pasados 4 días. De esta manera, nos aseguramos de que este ya ha desaparecido del tracto gastrointestinal.
  • Clase 4. La reacción es muy fuerte. En estos casos es necesario eliminar el alimento en cuestión durante 3 meses. Pasado este período, se puede reintroducir poco a poco el alimento en la dieta.

El panel de sensibilidad contiene 216 alimentos, seleccionados en función de la frecuencia en la que provocan sensibilidad alimentaria en la población. 

¡Comparte esta publicación!

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

Más artículos que te pueden interesar...

síndrome de patau
Blog

Síndrome de Patau

El embarazo es normalmente una buena noticia, acompañada de emoción, alegría y valentía. Sin embargo, no son solamente emociones positivas. Además de miedo, conlleva algunos

hormona antimülleriana
Blog

La hormona antimülleriana

Tenemos en nuestro organismo una gran cantidad de hormonas que ayudan a las células a cumplir sus funciones. Quizás nos suenen algunas de ellas, como

¿Quieres saber más?

No dudes en contactar con nosotros

¡Contáctanos ahora!

Te ofrecemos una consulta personalizada para ti. Nuestro equipo de expertos estará encantado de asesorarte en cualquiera de nuestros servicios.